Escríbenos Te llamamos
Mándanos un mailMándanos un mail
Haz click en:Copiar mailoAbrir mail
Mail copiado
Menu
chat WhatsappTeléfonocómo llegar

Novedosa sentencia del Tribunal Supremo de 20 de noviembre de 2018: EXTINCIÓN DEL USO DE LA VIVIENDA

Publicado: 11 de Diciembre de 2018

            Ante una ruptura matrimonial, una de las medidas a adoptar es la relativa al uso del domicilio familiar. Según nuestro Código Civil y como norma general, el uso de la vivienda familiar, se asigna al progenitor al que se atribuye la custodia de los hijos, todo ello a fin de preservar el interés más necesitado de protección, que son los menores. Pero por lo general, las resoluciones judiciales no especifican un plazo determinado del uso, éste se atribuye con carácter indefinido en los supuestos de custodias monoparentales.

            Tal medida provoca que en ocasiones se produzcan situaciones abusivas, ya que el progenitor custodio permanece con los hijos en el domicilio familiar, mientras que el no custodio tiene que proveerse de una nueva vivienda, a la vez que abonar el 50 % de la hipoteca que grava el domicilio familiar y además las pensiones de alimentos, mientras es testigo de que un tercero (nueva pareja del progenitor a quien se atribuyó el uso de la vivienda), se traslada a vivir a la que era la vivienda familiar.

Lo que viene a decirnos el Tribunal Supremo en la referida sentencia es que, la entrada de una tercera persona en el domicilio familiar, determina que ésta pierda su antigua naturaleza de “vivienda familiar”, abriendo así la vía para extinguir este derecho de uso sobre la misma en el momento en el que se proceda a la liquidación de la sociedad de gananciales.

La reciente Sentencia del Tribunal Supremo de 20 de noviembre de 2018 viene a dar solución a estas situaciones de abuso que se dan en el día a día de muchas familias, ya que la convivencia con un tercero en el domicilio familiar supone un cambio de circunstancias de entidad suficiente para modificar medidas acordadas con anterioridad tales como la pensión compensatoria, la pensión de alimentos, o la atribución de uso de la vivienda.

En este sentido ya se pronunció el Alto Tribunal en Sentencia de 19 de enero de 2017, en la que refrendaba la reducción de la pensión de alimentos fijada para los hijos comunes, por convivencia del progenitor custodio con un tercero y sus descendientes en el domicilio familiar.

Huelga decir que todos tenemos derecho a la libertad personal, al libre desarrollo de la personalidad y a establecer nuevas relaciones de pareja, ahora bien, no se puede pretender que el otro progenitor esté condenado a sufragar las consecuencias de ello sin límite alguno.

La extinción del uso del domicilio familiar por convivencia con un tercero no supone actuar en perjuicio de los hijos, se puede conciliar el interés de éstos y el de los progenitores. El progenitor custodio podrá comprar la mitad de la casa o adquirir una nueva con el producto de la venta. De este modo, todos los miembros del núcleo familiar saldrán beneficiados, quedando por supuesto protegido el interés de los menores.

     Amparo Costa Mora

     Carla Gutiérrez Oliver

haz clic para copiar mailmail copiado